A todos nos gusta ver los símbolos de Bilbao cerca nuestro, incluso si la vida nos lleva a lejanas latitudes. Las placas de las calles de Bilbao son un bonito ornamento para recordar de dónde procedemos. Nuestro taller de grabado puede personalizar cada placa con el nombre que tú quieras; placas en 3 tamaños diferentes para que te sientas como en el botxo. 

Nuestras placas están elaboradas bajo un diseño de interpretación propio inspirándonos en las auténticas dándloles un realismo y apariencia óptimos.

Están realizadas con resina acrílica de calidad superior, un material compacto con unas propiedades únicas que ofrecen una alta resistencia al impacto, intemperie y desgaste lo cúal las hace apropiadas tanto para adornar un interior como para colocarlas en la fachada de un caserio o chalet. En este último caso se recomienda elegir el tamaño grande de 40x36 cm. y anclar la placa con 4 tacos y tirafondos adecuados que nosotros suministramos para facilitar el trabajo de colocación. La placa mediana de 29x32 cm. y la pequeña de 18x20 cm. llevan insertadas en la parte posterior un gancho para poder colgarlas con una escarpia en la pared.

La rotulación de las letras va en altorrelieve excepto en el modelo de placa pequeña que lleva el texto grabado.

Nuestro personalizador de textos te da la oportunidad de diseñar tu propia placa. Puedes elegir hacerla con una o dos líneas y también te ofrece la opción de componer tu texto con uno de los dos tipos de letra que proponemos. Si tienes la intención de hacerla con tu logotipo o anagrama puedes insertarlo como un archivo ( preferible archivo vectorial ).

Todo ello hace posible que tu placa sea una pieza única y distinguida de la que te sientas orgulloso de enseñar a tus familiares y amigos.

Todo un símbolo de referencia de nuestra ciudad cuya misión es condecorar las vías de Bilbao.

El texto rotulado en relieve es totalmente personalizable con varios tipos de letra a elegir.

Los maceros representados en la parte superior de la placa acompañaban antiguamente por delante  al alcalde y demás personalidades de la villa para dar a conocer ante el pueblo la presencia de las más notables figuras de Bilbao. En aquella época no existían los medios de comunicación, por lo tanto era la única manera de anunciar su llegada.

placa de calle logotipo

Placa con texto y logo rotulados en relieve.